Tiempo de lectura: 7 minutos

Lee y escucha a la hormiguita obrera

El fábula esta noche, tiene una buena moraleja, pero para averiguarlo hay que escucharlo todo.

E’ un poco lunghetta, ma riserva delle sorprese.

Disfruta de la lectura

Hace muchos años, al borde de un bosque de coníferas, vivía una colonia de pequeñas hormigas. Allí habían construido su nido, un hermoso hormiguero subterráneo, formado por numerosas cámaras, todas de diferentes tamaños.

Las cámaras estaban comunicadas entre sí por una especie de túnel que atravesaba todo el hormiguero, el cual era muy grande, con varias aberturas por donde podían entrar y salir las hormigas.

Ogni formica aveva un proprio preciso compito.

la piccola formica operaia
hormiga en la flor

Estaban los guardas, que se encargaban de controlar quién entraba y salía del nido y supervisaban posibles ataques de depredadores externos; había hormigas reales, es decir, las que tenían la tarea de dar a luz nuevas colonias y había hormigas obreras a las que se les encomendaban diversas tareas como construir o reparar el nido, recolectar alimentos, criar a las crías, arreglar la despensa, etc. en.

Todo estaba muy organizado, tanto que cada hormiga siempre sabía qué y cómo hacerlo. Los días transcurrieron en paz, marcados por las distintas fases de trabajo que habían sido preparadas por las hormigas reinas.

Entre las hormigas obreras había una muy vivaz llamada Lucy, a quien recientemente se le había encomendado la tarea de recolectar comida para el invierno.
La mattina, subito dopo colazione, Lucy, assieme alle altre piccole formiche operaie che facevano parte della sua squadra di lavoro, si recava nel bosco e lì cercava e raccoglieva il cibo che avrebbero poi dovuto trasportare fino al nido.

Se trataba principalmente de semillas y hojas, de diferentes tamaños y texturas.
Il lavoro era molto pesante ma Lucy sapeva come renderlo “interessante”. Ed infatti cercava sempre di trovare il modo per farlo sembrare quasi un gioco.

Y así, por ejemplo, sucedió que transportar una semilla terminó convirtiéndose en el transporte de un misil para proteger el nido de un ataque de extraterrestres en platillos voladores; o recoger una hoja se convirtió en el afortunado descubrimiento de un tesoro escondido en el bosque muchos años antes por piratas que nunca habían podido volver a recuperarlo.

Esta forma de concebir el trabajo no siempre fue comprendida y aceptada por los compañeros de Lucy, quienes en ocasiones se burlaban de ella diciéndole que aún era una niña y que no entendía la importancia de la tarea que se les encomendaba.
In realtà Lucy sapeva bene che il lavoro che doveva fare era molto importante, è solo che cercava di renderlo più allegro, più sopportabile. Infatti vi erano delle giornate, soprattutto quando pioveva, in cui il lavoro era veramente pesante e a volte a Lucy sembrava di non farcela.

la piccola formica operaia
grupo de hormigas

En estos momentos, pensar en el trabajo como un juego, añadiendo una pizca de imaginación a las acciones cotidianas, se había convertido en una forma como cualquier otra de hacerlo casi más fácil.

Los meses pasaban y Lucy se sentía cada día más distante de sus compañeras, se sentía casi diferente, como si viviera en otro mundo, un mundo donde las otras hormigas no querían ir, ni siquiera de visita.
Finì quindi con il pensare di essere sbagliata perché, in fondo, era l’unica formica che si comportava così, era l’unica formica che a volte faceva trasparire la fatica delle giornate trascorse.

Por eso pensó que lo correcto era dejar de usar la imaginación para hacer más llevaderos los días y empezar a comportarse como las demás hormigas.

Iniziò così un periodo molto difficile in cui Lucy lavorava incessantemente dalla mattina alla sera quasi a voler dimostrare di essere in grado di fare quello che facevano anche le altre anzi, di più.

Los primeros días fueron muy pesados ​​y de hecho Lucy, por la noche, agotada por el cansancio, ni siquiera participó más en las veladas de empresa que se organizaban todos los días en el hormiguero.
Man mano che i giorni passarono Lucy iniziò ad abituarsi ai nuovi ritmi di lavoro e, anzi, ad un certo punto sembrò non sentire più la stanchezza e iniziò a fare ogni giorno qualche cosa in più.

Así que en lugar de trabajar las ocho horas normales como todas las hormigas, empezó a trabajar ocho horas y media, luego nueve, luego nueve y media, hasta llegar a las doce horas diarias.

Sus compañeros intentaron hacerle entender que tal vez esa no era la forma correcta de tomar el trabajo, que tal vez estaba exagerando, pero Lucy vio su intento de ayudar como una intrusión, casi como una palabra de envidia hacia ella. Después de todo, ellos habían sido los que la empujaron a trabajar cada vez más diciéndole que no era capaz de comprender el verdadero valor del trabajo realizado.

La dispensa che era stata assegnata a Lucy per la raccolta dei semi era ormai piena ma a Lucy questo non bastava e continuava, nonostante tutto, a raccogliere altri semi e a portarli nella cella finché un giorno, dopo essere entrata dalla piccola fessura che era rimasta come apertura e aver posato il seme sulla cima di un grandissima fila di altri semi, sentì un insolito rumore.

Era como una vibración combinada con un sonido que sonaba como un trueno. ¡En unos momentos, Lucy se encontró sumergida en una gran cantidad de semillas y se dio cuenta de que toda la comida que había recolectado y apilado una encima de la otra para obtener más se había derrumbado!

Asustada y herida por el peso de las semillas de las que había sido abrumada, Lucy miró a su alrededor y se dio cuenta de que no quedaba ni un pequeño espacio libre en la habitación para poder moverse.

Las semillas, al caer, casi habían creado un muro a su alrededor y esto le impedía salir, también porque, con una pierna herida, no habría podido escalar el muro para bajar por el otro lado.

la piccola formica operaia
hormiga atrapada en el hormiguero

Afortunadamente el ruido de las semillas caídas era muy fuerte y lo escuchaban los guardias del hormiguero quienes se apresuraron a ayudar a Lucy a salir de la despensa y llevarla a la enfermería, donde pasó varios días teniendo así también tiempo para reflexionar sobre lo sucedido.

Y solo de pensar en todo esto se dio cuenta de que estaba equivocado. Sí, porque lo que había hecho era dejar de ser ella misma, que es una hormiga alegre llena de ganas de hacer, para acompañar la idea que los demás hubieran querido tener de ella. Y comprendió también que, al hacerlo, había buscado la seguridad que necesitaba en algo que jamás podría dársela. De hecho, lo había buscado manteniéndose constantemente ocupado, haciendo más y más. Por eso el trabajo se había convertido en su única ocupación, como si detenerse fuera un signo de debilidad.

Lucy si rese anche conto di essere stata molto fortunata perché, in fin dei conti, aveva un’altra possibilità, quella di tornare ad essere se stessa, la vera Lucy, quella che lavorava si, ma che sapeva anche farlo divertendosi, quella per cui il fare era importante ma per la quale c’erano anche tante altre cose, il divertimento, gli amici e la spensieratezza.

Se dio cuenta de que había renunciado a ser ella misma por miedo a ser juzgada por los demás y se prometió no volver a cometer el mismo error.


Moral

En las cosas que hacemos todos los días es correcto intentar siempre dar lo mejor de nosotros y hacer lo mejor de uno, pero también es correcto reconocer y aceptar los propios límites, así como es correcto ser siempre uno mismo, sin querer ser personas diferentes. solo para complacer a los demás o por temor a su juicio.
Se le altre formiche avessero capito che il comportamento di Lucy era il modo che essa aveva trovato per sostenere i pesanti ritmi del lavoro, allora, forse, le cose sarebbero andate diversamente.

Cómo tal vez hubieran sido diferentes si Lucy hubiera tratado de explicarles lo que sentía y el esfuerzo que hacía en trabajar sin imaginación.

Ser uno mismo no significa decepcionar a los demás, sino darte la debida importancia y cuidarte, algo que todas las personas que nos quieren quisieran de y para nosotros.

feliz escuchando

mamma legge la fiaba
Historias para dormir
La pequeña hormiga obrera
Loading
/ /


Dona tu 5x1000 a nuestra asociación
¡No te cuesta nada, vale mucho para nosotros!
Ayúdanos a ayudar a los pequeños pacientes con cáncer.
usted escribe:93118920615

Últimos artículos

dare, porgere fiori
18 Aprile 2024
Creato per amare gli altri
cross, crucifix, chalice, eucaristia
18 Aprile 2024
La Parola del 18 aprile 2024
il pane di vita
17 de abril de 2024
Preghierina del 17 aprile 2024
mamma e bimba nel giardino
17 de abril de 2024
Edoardo ascolta i fiori
action, adult, athlete, disabili che giocano
17 de abril de 2024
Disabilità: via libera ultimo decreto attuativo

Próximos Eventos

×